La tormenta perfecta se cierne sobre Bachelet

Desprestigio de las instituciones y de los partidos políticos, descontento creciente por el sistema privado de pensiones que moviliza a los chilenos como antes lo hizo la demanda de educación gratuita: la tormenta perfecta se cierne sobre el gobierno de Michelle Bachelet.

El país está inmerso en el psicoanálisis desde que el expresidente socialista Ricardo Lagos (2000-2006) aseguró a finales de la semana pasada que Chile atraviesa por la “peor crisis institucional y política” que recuerda, exceptuando la que originó el golpe militar en 1973.

“Hay una crisis de legitimidad asociada a una crisis de confianza. La ciudadanía no está confiando ni en las instituciones ni en los actores políticos”, ha dicho el exmandatario, que aún no ha manifestado oficialmente su intención de presentarse a los comicios presidenciales de 2017.

El revuelo por estas declaraciones ha sido inmenso tanto por quién las ha hecho como por la realidad que reflejan.

Quizá lo que mejor refleja la “crisis de legitimidad de la élite”, como lo define para la AFP el sociólogo Alberto Mayol, es el sistema de pensiones.

Hace unos días, los chilenos se quedaron perplejos al conocer que la exesposa de un diputado socialista y exsubdirectora técnica de la Gendarmería percibe una pensión de más de 5 millones de pesos (unos 7.500 dólares) en un país donde la pensión media se sitúa en torno a los 210.000 (poco más de 300 dólares).

Tras la batalla por la gratuidad de la educación, que desde 2011 ha sido el caballo de batalla de los estudiantes en un país con los gastos más altos en proporción a los ingresos, la población reclama un cambio del sistema de pensiones arbitrario que condena a la mayoría de los jubilados a la pobreza.

Bachelet encargó al principio de su gobierno hace dos años un informe para reformar un sistema de pensiones ideado en plena dictadura que abrazó las teorías neoliberales de los Chicago Boys, reduciendo el papel del Estado al de velar por la seguridad y la justicia.

El sistema de pensiones chileno fue replicado en otros países. Su “padre”, el exministro del Trabajo de la dictadura de Augusto Pinochet, José Piñera, regresó el lunes a Chile desde Estados Unidos para salvarlo de las “retroexcavadoras”.

“Expropiar los fondos de pensiones (160.000 millones de dólares) de 10 millones de trabajadores sería una bomba atómica contra el modelo económico y la paz social”, aseguró.

Corrupción y colusión político-empresarial


“El modelo político no ha respetado el pacto con la ciudadanía y el económico ha generado desigualdad”
, sentencia Mayol.
57a0ba695ad04.r_1470151642296.0-0-620-321.jpeg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s